PODCAST

Alessio Lisci: "En ese momento la oferta del Levante no era lo que quería"

El ex-entrenador del Levante rompe su silencio en 99.9 Plaza Radio y PlazaDeportiva.com tras su salida del club. Ahora espera un nuevo destino desde Italia que le permita volver a disfrutar de la élite. 

lunes, 11 julio 2022

VALÈNCIA. El exentrenador del Levante, Alessio Lisci, rompe su silencio PlazaDeportiva.com y Plaza Radioen su primera entrevista después de salir de Orriols al consumir su contrato el pasado 30 de junio. El italiano se despidió de la afición granota con una carta de despedida en la que agradeció al club la oportunidad de dirigir en la élite, mostró orgullo por los once años de periplo en Buñol y también deslizó que "23 días desafortunados" por las formas del club en su salida no podían borrar "los éxitos con este escudo en el pecho".

La cronología es la siguiente: fue el 23 de mayo cuando se produjo la reunión entre Alessio, su agente y Felipe Miñambres en las oficinas del Ciutat de València. Aquella mañana, el astorgano pone encima de la mesa del técnico una propuesta innovadora. Tal y como adelantó este diario, le ofrece ser Director de Metodología en la escuela y, además, una especie de máster, un proceso de aprendizaje mediante el cual pudiera seguir formándose como entrenador para, a medio plazo y si las circunstancias lo permitieran, coger de nuevo las riendas del primer equipo.

A Alessio le sorprendió el argumento del Levante y rechazó la oferta dos días más tarde debido a su deseo de continuar entrenando, aunque según admite a este periódico se trataba de una propuesta que valoró y que "estaba muy bien". El romano pasa entonces a ser un nombre más en la lista de Miñambres, tal y como relató el director deportivo en una de sus últimas comparecencias públicas. Sin embargo, desde aquella semana al día 12 de junio, cuando Mehdi Nafti es anunciado como nuevo preparador levantinista, existe un vacío. 

El italiano habla de su salida y quita hierro a aquellas formas: "A veces nos equivocamos, yo también, pero no creo que tengamos que darle más vueltas", asegura al mismo tiempo que advierte al levantinismo: "Quien piense que el club me ha maltratado, que no lo piense". Además, también repasa otros asuntos de la temporada. Toca nombres propios, repasa episodios clave del curso y habla de decisiones futbolísticas que han marcado la campaña del equipo hasta no poder esquivar el descenso pese a registrar una buena segunda vuelta a la conclusión del campeonato.

Pregunta: ¿Cómo estás? ¿Más despejado?

Respuesta: Sí, estoy desconectando y recargando las pilas para el siguiente reto.

P: Alessio quería continuar entrenando y por eso rechazó la oferta de Director de Metodología que le propuso Felipe Miñambres...

R: Así es. Yo quería seguir entrenando y de ahí viene la decisión. Preferí esperar y ver si salía algo nuevo antes que aceptar otros conceptos en mi carrera. Para mí hubiera sido muy cómodo aceptarlo porque la oferta estaba muy bien, pero no era lo que quería en ese momento. Por eso decidí buscar otra situación. 

P: El lunes 23 de mayo es cuando tú y Juanlu os reunís con Felipe Miñambres y os pone la oferta encima de la mesa. ¿Os sorprendió?

R: Sí, porque no nos lo esperábamos, simplemente. Al principio sí que me sorprendió un poco.

P: Rachazaste esa oferta a los dos días y desde ese momento, hasta que el Levante hace oficial la contratación de Mehdi Nafti el 12 de junio, ¿te quedas esperando al club?

R: Sí. Yo le dije al Levante que era mi prioridad. Es posible que por esperar al Levante haya perdido la oportunidad de entrenar la próxima temporada, pero al final mirar atrás no tiene sentido. Cada uno intenta hacer las cosas de la mejor forma, y luego salen mejor o peor. Lo puse en la carta de despedida: siempre estaré agradecido al Levante y no soy de mirar atrás de malas formas. A mí este club me ha dado muchísimo. Le doy mucho valor, estoy encantado de los once años que he pasado con ellos y eso es lo más importante.

P: Tras la oficialización de Nafti y hasta que tu contrato expira el 30 de junio, técnicamente el Levante tuvo dos entrenadores. El Levante no te trasladó que iba a cerrar al nuevo técnico mientras tú, por contrato, continuabas siéndolo...

R: Bueno, insisto, no creo que la gente haga las cosas con maldad. El Levante ha intentado hacer las cosas de la mejor forma y a veces nos equivocamos. Me he equivocado yo en diversas situaciones, se habrán equivocado ellos... No lo sé, pero no creo que tengamos que darle más vueltas. Para mí ha pasado un mundo desde ese momento y mis únicos recuerdos del Levante son positivos. No quiero darle más vueltas a esto.

P: Pero ¿cuáles son las formas que lamenta Alessio en su carta de despedida? ¿Qué le dices a aquellos levantinistas que creen que fuiste maltratado?

R: El levantinista que piense que me han maltratado, que no lo piense. Esta vida es muy corta y no hay tiempo para el rencor. Tenemos que intentar ver el fondo de las personas. La gente se equivoca, todos nos equivocamos. No tenemos que estar pensando en el pasado. Como decía Pau Donés, "vivir es urgente".

P: ¿Por dónde pasa el próximo reto de Alessio? España, Italia, Inglaterra...

R: Mi próximo reto pasará por que sea un proyecto que me ilusione. He tenido un mercado muy bueno en el que no he concretado con ningún equipo por varias situaciones donde no quiero entrar. Las dinámicas del mercado son muchas, pero he tenido mucho mercado y eso es importante. A partir de ahí, si es España, Italia, Inglaterra... No me genera ningún tipo de problema. Lo que me importa es el proyecto.

P: Por ejemplo, estuviste en Lugo. Fue uno de los proyectos que pudiste coger. Alessio pudo terminar entrenando en Segunda y visitando el Ciutat la próxima temporada...

R: Sí, han habido opciones, pero luego para que se concreten las cosas hay varias partes que se tienen que poner de acuerdo... Y a veces se da, otras no.

P: Darío Navarro, tu segundo, tampoco continúa en el club... ¿Seguirá en tu cuerpo técnico en futuros proyectos?

R: Después de la reunión con el club le dije a mi cuerpo técnico que yo no podía asegurarle trabajo a ninguno. Primero porque no sabía si yo iba a continuar, y segundo porque dependía del contexto: no en todos los clubes puedes llevar a todo tu cuerpo técnico. Les dije a todos que si encontraban algo, lo aceptaran. De hecho, mi analista, Joan (García) se ha quedado en el cuerpo técnico del nuevo míster. ¿Si Darío sigue conmigo? No lo sé. Depende de allá donde vaya, porque podrá venirse un perfil o podrá vernirse otro. Pero Darío es una persona muy válida y si me lo puedo llevar, por supuesto que me lo llevaría conmigo. 

P: Alessio, cogiste al equipo como interino en noviembre. ¿Qué equipo te encontraste en ese momento?

R: Los jugadores estaban en un momento raro, evidentemente. Ellos tenían mucha confianza de que el Levante se podía salvar, pero el problema era que cuando se torcía algo durante los partidos... al equipo se le venía encima la famosa racha de encuentros sin ganar. El gran problema era ese. Cada partido era un partido más para el récord, eso era lo peor. Además, a nivel futbolístico se había pasado de la idea de Paco López a la de Javi Pereira. Eran muy diferentes. Eso, creo, también generó un poco de duda sobre la forma de jugar dentro del vestuario, pero el factor psicológico fue el problema más grande.

P: ¿Y cómo se trabaja con un grupo con esa situación psicológica a cuestas?

R: Lo bueno y lo malo del fútbol es que hay muchos puntos donde se puede intervenir. Yo intenté aportar mi granito de arena a nivel individual con los jugadores. Lo dije desde el primer día: si mejoramos el equipo a nivel micro, mejoraremos a nivel colectivo también. Hay jugadores que han tenido una evolución buenísima, otros menos. Algunos tienen un margen más amplio, otros más pequeño porque ya son jugadores afirmados, como puede ser el caso de Morales, por ejemplo. Intentamos intervenir a nivel individual y con algunos hemos acertado. A nivel colectivo, también fuimos pillando la solución: puedes tener una idea de partido pero lo que pasa en el campo es lo que te marca lo que tienes que hacer. Luego, a nivel psicológico, en el Levante tenemos a uno de los mejores coach de España, Juanmi Bernat. Es un profesional descomunal y nos ha ayudado muchísimo.

P: Cuando llegaste, hubo una parte del entorno que no entendió que Alessio fuera confirmado como entrenador del primer equipo definitivamente. ¿Entendiste aquellas críticas?

R: A ver, yo entiendo todo. En el fútbol todo el mundo tiene opinión, otra cosa es que pierda tiempo en escuchar ciertas cosas. Entiendo que haya alguien que pensara que yo no tenía experiencia para una situación tan complicada. Es opinable, como todo. Como mis decisiones técnicas, por ejemplo. Lo entiendo porque puede pasar, pero a partir de ahí cada uno hace con la crítica lo que quiere. Yo siempre diferencio dos tipos de críticas: las que son a priori, que puedes hacer lo que quieras y te atacan igualmente, me dan igual; y luego hay críticas de gente que ve las cosas e intenta opinar. Esas las acepto y las puedo compartir o no. La gente que ve el fútbol de diferentes formas, no pasa nada.

P: En tu ascenso al primer equipo, muchos hablaron de "marrón". Tú dijiste que "ojalá todos los marrones fueran así" y hace poco Morales dijo en Plaza Radio que "Alessio se comió un marrón que no se tenía que comer". Con el tiempo, ¿sigues pensando que fue un "marrón"?

R: Queremos siempre darle un nombre a las cosas y a mí no me gusta. Yo creo que "marrón" no es el término adecuado. ¿Era una situación muy complicada? Pues sí, pero no creo que la palabra "marrón" sea correcta porque para mí era una oportinidad. A un entrenador que viene de la nada nunca le van a ofrecer un equipo en Primera División que funciona perfectamente. Sabía que tenía que ser en una situación muy extrema. No creo que alguien haya cogido a un equipo con en peor situación porque el Levante era ya el club con el récord de partidos seguidos sin ganar, pero no le daría un nombre a la situación. Era una oportunidad y si volviera a ese momento, volvería a tener la misma ilusión y seguiría agradecido a Quico.

P: Entre otras "situaciones complicadas", también estuvo la de no tener director deportivo...

R: Estuvimos mucho tiempo sin él. Es una situación en la que creo que Quico lo hizo bien porque quería esperar al mejor director deportivo posible. Para él, entiendo, era Felipe (Miñambres), que es muy buen profesional y tuvo que llegar después del mercado. Para mí, insisto, Quico lo hizo bien, pero es cierto que el hecho de no tener esa figura me metió mucha más faena a mí. Cuando llegó Felipe pude trabajar más orientado a entrenar y después se notó en los resultados. No es ningún tipo de excusa, que quede claro, porque también hemos hecho puntos sin director deportivo y a mí también me gustó entrar en la contratación de Cáceres. 

P: Decía lo de "marrón" también por otras situaciones como aquella imagen de Alessio tratando de calmar a aficionados del Levante en el parking del Ciutat después de haber perdido 5-0 en Villarreal.

R: Sí, pero no me costó nada bajar del bus con los capitanes. Siempre voy de cara y me sumo a las responsabilidades para bien y para mal. Perdimos en Villarreal y yo había participado en cuatro partidos de la racha negativa, hubiera sido muy ventajista mandar a los capitanes y decir que el problema no es mío. Si perdemos 5-0 en Villarreal yo también tengo culpa y me parece lo más normal del mundo ir a hablar con la afición. Además creo que fue una situación que en los medios pareció más grave de lo que fue realmente. Fue una cosa muy normal, muy tranquila, donde hablamos y creo que vino muy bien.

Alessio bajó del autobús a hablar con los aficionados tras perder 5-0 en Villarreal

P: Lo de Villarreal fue un 5-0 en un momento en que el Levante era el equipo más goleado de La Liga con diferencia. Con lo meticuloso que es Alessio en el aspecto defensivo, a toro pasado ¿qué crees que se podía haber cambiado para frenar aquella sangría?

R: Bueno, creo que el equipo evolucionó a nivel defensivo, pero sí son situaciones que en medio de la temporada son complicadas de arreglar. Al final, dentro de lo que eran los registros del equipo, logramos bastantes porterías a cero. Fueron pocas (siete, cinco de ellas con Alessio en el banquillo), pero eran bastantes para lo normal en el Levante, de donde veníamos. Además, el equipo tenía un ADN muy fuerte de Paco López. Con él se consiguieron muchos éxitos con un modo de juego muy marcado y no podíamos romper del todo esa línea. Cuando empezamos a hacer más puntos, volvimos a apretar arriba y nos vino bien. El tiempo te da la razón y te la quita, y ahí seguimos haciendo goles y recibimos muchos menos disparos a puerta. Al final, es verdad que son situaciones trabajables en pretemporada porque es más un tipo de mentalidad. No digo que la mentalidad anterior no fuera buena, eh, porque es todo lo contrario, a Paco tenemos que estarle eternamente agradecidos.

P: Te quiero preguntar por nombres propios. Cárdenas y Pepelu. Con Alessio ambos rindieron a su mejor nivel y ahora son los buques insignia del Levante. ¿Lo tuviste claro desde el principio?

R: Lo de Dani Cárdenas fue más difícil. Aitor me parece un porterazo y mi idea era alternarlos hasta que uno destacara de forma importante, que es lo que pasó con Dani. Aitor ha jugado conmigo muchos menos minutos de los que se merecía, pero es que delante tenía un portero que estaba dando un rendimiento muy alto. Es que eran dos porteros muy buenos. No tengo ninguna duda de que si le hubiera dado a Aitor la confianza de Dani, hubiera dado el mismo rendimiento. Osasuna ha hecho un gran fichaje. Más allá del futbolistas hay una persona increíble. 

P: ¿Y Pepelu?

Lo de Pepelu lo tenía bastante claro, pero hasta que no lo compruebas no lo puedes saber. He crecido con Pepelu prácticamente juntos en la cantera y siempre lo dije: para mí era un mediocentro muy bueno. Ha mejorado muchísimo estos meses por la confianza que ha tenido. Siempre ha sido un jugador que tenía detalles que se podían mejorar, pero tiene unas condiciones de base, físicas, mentales y técnicas, que me daban una tranquilidad increíble a la hora de sacarlo al campo. Y luego tiene una cosa muy importante: tiene mucha capacidad de aprendizaje. Conforme le pides una cosa, la hace. 

EP

P: ¿Si no hubiese estado Alessio Lisci en el primer equipo hubiésemos podido ver a Marc Pubill en el Ciutat?

R: Está claro que, viniendo yo también de abajo, para mí es más fácil. Los entrenadores tenemos un problema a la hora de hacer debutar a un jugador: que no lo conocemos al 100%. Así que haber entrenado a Marc Pubill ya en categorías inferiores me ha dado la capacidad de conocerlo de antes y de saber que podía jugar sin problemas. Luego puede destacar más o menos, es un jugador que todavía se ha de hacer, pero yo tenía la ventaja de conocerlo. Es igual que el caso de Álex Primo: sin haber debutado en el filial, si en aquel momento hubiera habido otro entrenador... no sé si hubiese jugado contra el Alavés. U Omar Faraj en la última jornada. Y hay más jugadores de la cantera que pueden debutar tranquilamente con el primer equipo, en Buñol se trabaja muy bien. Es saber darles la oportunidad pero que también se dé la ocasión de que puedan jugar, porque hay futbolistas muy buenos que no han podido debutar porque otros rinden bien, y no hay manera.

P: ¿Esos futbolistas que ya conocías de la escuela han sido los que más han remado para proteger la figura de Alessio?

R: Eso hay que preguntárselo a ellos. Son los que están en el vestuario y ahí los entrenadores es mejor que no entremos. Pero la verdad es que ese grupo tenía mucha gente que tiene el escudo muy dentro. Unas veces lo pueden demostrar más y otras menos, porque nos olvidamos de que hay un rival, pero son jugadores que daban todo por el Levante. Hay jugadores que sienten mucho ese club, sentían mucho la situación y se han matado para darle la vuelta. No solo canteranos.

P: Otro nombre propio. Este marca el mercado de fichajes del Levante: Jorge De Frutos.

R: No sé a cuánto se venderá, pero el equipo que firme a De Frutos firma oro. No sé las cantidades pero, por lo que oigo, muy por debajo de su valor. Es diferencial en Primera División y en los entrenamientos contagia al equipo. Te puedo contar una anécdota. Nosotros intentamos hacer las tareas competitivas durante los entrenamientos y le damos tres puntos a quien gana. Al final del mes miramos quién ha sido más competitivo... Pues De Frutos, en 2022, no ha perdido ninguna tarea. Es impresionante. 

P: Dime la verdad ¿has echado en falta compromiso por parte de algunas figuras?

R: Puede haber de todo en un vestuario, pero no me quejo de nadie. Todos, con sus altos y bajos, han intentado aportar. Evidentemente luego hay casos como, por el ejemplo, el de Coke. No me cansaré de decir que es de los mayores ejemplos que he visto en un vestuario y es una persona que, a pesar de no jugar, siempre dio todo en cada entrenamiento. Ojalá todo el mundo fuera como Coke, pero no podemos esperar que todos sean igual. Así que cada uno tiene sus momentos, pero no me quejo del compromiso de nadie.

Podcasts Relacionados

next

Conecta con nosotros

99.9 Plaza Radio, desde cualquier medio